viernes, 31 de agosto de 2018

LA NOVIA GITANA - CARMEN MOLA


LA NOVIA GITANA
CARMEN MOLA
ALFAGUARA

CURIOSIDADES SOBRE LA AUTORA

Carmen Mola (Madrid, 1973) es profesora de universidad. Vive en Madrid con su marido y sus tres hijos y La novia gitana es su primera novela.

Hasta aquí, estos son todos los datos de los que disponemos sobre la autora, ya que por expreso deseo de ella, publica bajo pseudónimo y por nada del mundo quiere revelar su verdadera identidad, pues he leído en alguna revista que de esta manera se siente a salvo tanto del éxito como del fracaso, y actualmente se encuentra escribiendo la segunda parte ¡Bien!

La novela ha sido publicada en cuatro países europeos antes que en España y he leído que para la editorial supuso todo un reto respetar la exigencia sobre el anonimato de la autora, ya que significaba de entrada, que Carmen Mola no iba a participar ni en la presentación de la novela, ni en entrevistas ni en la promoción.

SINOPSIS

 «En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo», podría añadir la inspectora Elena Blanco, jefa de la Brigada de Análisis de Casos, un departamento creado para resolver los crímenes más complicados y abyectos.

Susana Macaya, de padre gitano pero educada como paya, desaparece tras su fiesta de despedida de soltera. El cadáver es encontrado dos días después en la Quinta de Vista Alegre del madrileño barrio de Carabanchel. Podría tratarse de un asesinato más, si no fuera por el hecho de que la víctima ha sido torturada siguiendo un ritual insólito y atroz, y de que su hermana Lara sufrió idéntica suerte siete años atrás, también en vísperas de su boda. El asesino de Lara cumple condena desde entonces, por lo que solo caben dos posibilidades: o alguien ha imitado sus métodos para matar a la hermana pequeña, o hay un inocente encarcelado.

 Por eso el comisario Rentero ha decidido apartar a Zárate del caso y encargárselo a la veterana Blanco, una mujer peculiar y solitaria, amante de la grappa, el karaoke, los coches de coleccionista y las relaciones sexuales en todoterrenos. Una policía vulnerable, que se mantiene en el cuerpo para no olvidar que en su vida existe un caso pendiente, que no ha podido cerrar.

 Investigar a una persona implica conocerla, descubrir sus secretos y contradicciones, su historia. En el caso de Lara y Susana, Elena Blanco debe asomarse a la vida de unos gitanos que han renunciado a sus costumbres para integrarse en la sociedad y a la de otros que no se lo perdonan, y levantar cada velo para descubrir quién pudo vengarse con tanta saña de ambas novias gitanas.

OPINION


En primer lugar, me gustaría contaros que esta nueva lectura ha llegado a mis manos y al resto de mis compañeras Yincaneras recomendada por el método “boca-oreja”, y es que cuando todo el mundo se pone a hablar de una novela de forma tan apasionada, algo hay en ella que la hace desmarcarse de las demás. Decidimos leerla para comentarla entre nosotras, y yo en concreto quiero deciros que La novia Gitana, de Carmen Mola, es la novela negra más intensa que he leído en los últimos años. Sí, digo años. Por supuesto en Yincaneras, que somos negras como el azabache, hemos disfrutado de lo lindo.

Os diré también que la lectura me ha durado dos días. La trama, el caso, los detalles, la manera en la que está escrita… todo nos empuja a sentir unas tremendas ganas de seguir y seguir leyendo. Aviso: una vez que la empecéis, estáis perdidos. Es tan adictiva y tan diferente que os la leeréis del tirón.

EL EXTRAÑO CASO

En este caso tan raro, nos meteremos de cabeza cuando la joven Susana Macaya aparece muerta poco después de la celebración de su despedida de soltera en muy extrañas y singulares circunstancias.

Susana es hija de un gitano (de una familia muy conocida en Madrid) y de una paya, y se da la macabra coincidencia de que hace siete años su hermana mayor, Lara, también apareció muerta pocos días antes de su boda de la misma manera.

En teoría podríamos pensar que se trata del mismo asesino, pero es que el asesino de Lara está en la cárcel desde aquel entonces.

¿Estamos ante un imitador? ¿La policía ha metido en la cárcel a un inocente? ¿Hay hechos personales relacionados con el clan Macaya que justifiquen esta manera tan macabra y cruel de impartir venganza?

Es entonces cuando entra en acción la inspectora Elena Blanco y su BAC (Brigada de Análisis de Casos), un departamento específico de la policía donde se analizan  e investigan los casos criminales más difíciles.

Y aquí es donde tenemos que hablar de los personajes de esta novela, porque si bien la trama es muy cruda y muy potente, los personajes no se quedan atrás, pues son a cada cual más intenso y complejo, y se integran en la trama de tal manera que nadie sobra y nadie falta. Son todos esenciales.

Elena blanco, la encargada del caso, es una mujer un tanto excesiva y particular, que vive intensamente sumergida en un trauma ocurrido hace algunos años y que ella revive cada día, a cada instante. Este hecho ha configurado sin lugar a duda su manera de ser actual. Esta mujer vive en un auténtico infierno que comprendo perfectamente. Es una obsesión andante, y sus vicios cotidianos, que la están llevando a un proceso de lenta autodestrucción, aportan una visión muy dolorosa de la que puede ser la mayor tragedia del mundo para una madre. Además, intenta esclarecer un caso criminal que tampoco es de los corrientes. Sus compañeros de investigación son igualmente importantes ya que todos y cada uno de ellos son originales y únicos, y nos darán mucho juego en próximas entregas (si las hubiera).

La novela está dividida en cinco partes, con 78 capítulos cortos. Cada una de las partes comienza con la narración de un niño que aparece encerrado y que suponemos que, por las circunstancias en las que se encuentra, algo tiene que ver con los hechos que están sucediendo en el presente. Sin embargo, no paramos de darle vueltas al tema mientras leemos porque no sabemos muy bien ni cómo ni dónde situar ese terrible relato, hasta que poco antes de llegar al desenlace final comprendemos la naturaleza de todo lo que está pasando, y es entonces cuando ponemos cara de póker, nos quedamos con la boca abierta y sabemos que el “run run” de la novela nos va a durar unos cuantos días dando vueltas en nuestra cabeza.

En el libro se tratan además temas tan serios como el corporativismo policial, la homosexualidad, los peligros de la Deep Web o el racismo entre gitanos y payos, todo maravillosamente integrado en la trama. Con Madrid como escenario principal, desde Carabanchel, pasando por los arrabales de la Cañada Real Galiana y acabando en el Rastro, la lectura se convierte en algo mucho más cercano e interesante a cada paso que damos.

EL FINAL

El final acaba con el caso muy bien resuelto, con todos los flecos que se van desplegando en la novela bien rematados, pero… también nos deja una puerta interesantísima abierta: la trama paralela que viene de tiempo atrás que tiene como protagonista (o mejor dicho, como víctima) a Elena Blanco, y que tiene un peso emocional brutal, arranca de nuevo en las últimas páginas y acaba con un giro de tuerca impactante en el momento justo en que esta novela termina.

Está muy bien escrita para tratarse de una primera novela, y de verdad que es diferente, adictiva y negrísima. Si estas navidades nos regalase Alfaguara la edición de la segunda parte, las vacaciones tendrían un plus de emoción. Merece la pena.


12 comentarios:

  1. Huy, esta me la tengo que leer, que no sólo tiene una pinta estupenda sino que además la finca de Vista Alegre la conozco muy bien porque está al ladito de mi casa. Mira que si un día de verdad se encuentran allí un muerto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la finca de Vista Alegre, hoy el centro las Acacias estudié yo. Se llamaba La Unión y era un internado.

      Eliminar
  2. Una novela que hay que leer si o si, es impresionante y me alegra saber que la autora está preparando ya la segunda parte y, que por lo que ha dejado caer, seguro que también nos impresionará. Una lectura muy recomendable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mataría por tener la segunda parte ya en mis manos, jajaja.

      Eliminar
  3. Es una buenísima novela, con una trama excelente y original, y sobre todo, que no deja ningún hilo suelto en la resolución del caso. A mí la inspectora Blanco me encanta, tanto su personalidad como lo que puede dar de sí en una continuación. Hay que leerlo.

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Había visto el libro no sabía de qué trataba y tiene muy buena pinta, anotada queda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que la novela ha sido la rehostia y comentarla a medida que leíamos, más.

    ¿Tú crees que Alfaguara nos hará el favor estas navidades? Mira que soy capaz de comprar un montón de ejemplares para regalo...

    Y si, es curiosa, original, pero dura como ella sola.

    Y tu reseña es curiosa, original y bonita como vosotras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hemos pasado pipa. Yo estoy por hacer peregrinación de rodillas a Alfaguara, a ver si...... Mil gracias.

      Eliminar
  6. Un poco heavy... Yo tengo niñas y se me han revuelto un pelín las tripas, pero es coherente y adictiva. Recomendable, pero para la segunda parte, si la hay, me tomaré un tiempecito.

    ResponderEliminar
  7. Como ya comenté, os he oido hablar tanto y tan bien de él, quf en cuanto pueda le meto mano. De momento ya le tengo en mi poder.

    ResponderEliminar